Durante estos últimos años la adopción de las Metodologías Ágiles en las organizaciones ha sumado terreno. La necesidad de adaptarse al mercado actual, frente a la aceleración de la Transformación Digital, ha forzado a las organizaciones a replantearse las formas de llevar a cabo sus procesos y/o proyectos.

Ante los constantes cambios y el contexto marcado por la pandemia, son éstas las que han logrado sumar valor a las forma de trabajo y de gestionarlo, entregando entre sus beneficios; eficiencia en los resultados, cumplimiento de los objetivos en tiempos más acotados y un menor costo asociado.

Pero ¿Qué son las metodologías ágiles?

Son un conjunto de métodos que contribuyen al éxito de los proyectos en las organizaciones. Éstas permiten adaptar las formas existentes de trabajo a las condiciones y necesidades de cada empresa, consiguiendo habilidades como flexibilidad, eficiencia e inmediatez al momento de ejecutar los proyectos, logrando así su desarrollo eficaz, aún en circunstancias específicas del entorno.

Existen diversas Metodologías Ágiles y la elección de una dependerá de cuál se adapte mejor a la necesidad y la estrategia de la empresa.

Para conocer un poco más de éstas, te damos a conocer las 3 más utilizadas en el mercado:

  1. Extreme Programming (XP):

La metodología XP o Programación Extrema es una metodología ágil y flexible utilizada para la gestión de proyectos que pone el énfasis en la retroalimentación continua entre cliente y el equipo de desarrollo, y es idónea para proyectos con requisitos imprecisos y muy cambiantes.

Para crear una cultura de excelencia de Extreme Programming, algunas de las prácticas que se deben mantener son:

  1. Tanto el cliente como el equipo de trabajo deben estar involucrados en el desarrollo del proyecto y se deben compartir las responsabilidades de planificación entre ambos.
  2. Se deben entregar cada cierto tiempo avances o pequeñas entregas al cliente para su revisión.
  3. Para simplificar entregas, se debe tener la capacidad de explicar el diseño del sistema a nuevos integrantes que se vayan sumando al proyecto de manera simplificada, en vez de entregar una extensa cantidad de documentos para leer.
  4. Importante mantener las cosas simples, el diseño no debe ser complejo ni poco entendible.

 

  1. SCRUM:

La metodología Scrum es un marco de trabajo o framework que se utiliza dentro de equipos que manejan proyectos complejos. Es decir, se trata de una metodología de trabajo ágil que tiene como finalidad la entrega de valor en períodos cortos de tiempo y para ello se basa en tres pilares: la transparencia, inspección y adaptación.

-Transparencia

Todos los implicados tienen conocimiento de qué ocurre en el proyecto y cómo ocurre.

-Inspección

Los miembros del equipo frecuentemente inspeccionan el progreso para detectar posibles problemas. Esto, como una forma de saber que el trabajo fluye y que el equipo funciona de manera auto-organizada.

-Adaptación

Cuando hay algo que cambiar, el equipo se ajusta para conseguir el objetivo del sprint (Intervalo prefijado durante el cual se crea un incremento de producto «Hecho o Terminado» utilizable, potencialmente entregable). Esta es la clave para conseguir el éxito en proyectos complejos, donde los requisitos son cambiantes o poco definidos y en donde la adaptación, la innovación, la complejidad y flexibilidad son fundamentales.

 

  1. Kanban:

Esta metodología tiene como objetivo aumentar la productividad y la eficiencia en el propósito de tener más ventajas frente a los competidores. Surge como una forma de gestionar el trabajo de manera fluida, es un método que busca desencadenar una acción.

Está principalmente presentada a través de un tablero Kanban mediante tarjetas representativas con las tareas que se deben realizar, que se están realizando y las que ya están hechas (to do, doing, done). Siendo un modelo simple de tareas, pero fluido, que ayuda a las organizaciones a gestionar de manera más eficiente la realización de las actividades, de forma continua y ordenada.

¿Cómo funciona Kanban? Como es una metodología que ayuda a ordenar nuestro flujo de trabajo y el de la empresa, existen pasos necesarios para adoptarla: Visualización del flujo de trabajo, cantidad de trabajo en proceso que no supere los límites de cada persona y hacer un seguimiento del tiempo con el cual se cuenta.

Fuente: We are Marketing, OBs Business.