Noticia

13

abril 2020

Estudio ACHS: 8 de cada 10 trabajadores aseguran sentirse más estresado por la contingencia actual

La carga excesiva de trabajo, la falta de motivación y el miedo a perder el empleo están entre los principales factores de estrés laboral, razones que en general se arrastran desde octubre.

Fuente: El Mercurio- Nota publicada el lunes 30 de marzo de 2020.

La crisis social, sumada a la pandemia del covid- 19, no solo ha impactado el día a día de los chilenos, sino también la economía y el empleo, disparando la incertidumbre de los trabajadores a niveles donde se ve afectada su salud mental. Según un estudio de la Asociación Chilena de Seguridad (AChS), el 83% de los colaboradores declara sentirse estresado y/o ansioso por la situación que se vive en el país.

Respecto a lo laboral, la carga excesiva de trabajo (46%), la falta de motivación (31%) y el miedo a perder el empleo (28%) destacan como los principales factores de estrés en la oficina (ver infografía). Daniela Campos, jefa de Riesgos Psicosociales de la AChS, explica que independiente de los motivos, ‘el tema clave tiene que ver con la incertidumbre que se arrastra desde el estallido social y ahora con el Covid-19. La pregunta para las empresas es cómo podemos entregarles algunas certezas a los trabajadores, al menos durante estos primeros meses, para que su inquietud no afecte en su salud y, por consecuencia, su desempeño laboral’. En cuanto a la carga excesiva de trabajo, señala que normalmente es un fenómeno que se evidencia en dos rubros: salud y educación. Pero debido al actual contexto, esto se manifestaría también en diversas labores, muy ligado a otra de las razones: el miedo a perder el empleo.

Pese a lo anterior, Campos comenta que estos resultados son consistentes con muchos estudios que se han realizado en Chile desde 2010 a la fecha: ‘Este miedo es independiente al desempeño que tenga el trabajador en sus labores. Por ejemplo, si el colaborador es sobresaliente, aun así manifiesta este temor por distintos factores’, detalla. Respecto de los motivos de índole más personal —motivación, capacitación y el miedo a perder el trabajo—, el socio de la consultora organizacional Olivia, Marcelo Blechman dice que esto ‘justamente podría estar asociado al estrés natural que producen las crisis a través de la incertidumbre. Esto es la crisis social que empezó en octubre y hoy el covid-19, lo que se refuerza en el hecho de que el 80% se siente así desde un rango de tres a más de cinco meses’.

El gerente general de Inmune, Juan Cristóbal Palacios, señala que en la mayoría de las interacciones que tienen al gestionar las licencias médicas en las empresas, ‘hemos constatado que la situación país es un factor de estrés muy relevante. Definitivamente la violencia a la que estamos expuestos en las calles, potenciada por la sobreexposición a los medios de comunicación y a las redes sociales, ha impactado en forma relevante nuestra salud mental’. Y añade que ‘es muy probable que las patologías psiquiátricas aumenten, ya sea por la incertidumbre económica general, por la pérdida de empleos, por el miedo a enfermarse gravemente e incluso por el tiempo de cuarentena. Lamentablemente, todas estas situaciones pueden jugar en contra hoy en la salud mental de todos los trabajadores’.

65% cree que puede controlar esta situación

 De los que sienten estrés y/o ansiedad, el 65% estima que puede controlar por sus propios medios los problemas de salud mental que manifiestan, mientras un 17% cree que no podrá aguantar más de seis meses.

‘Los trabajadores, en general, estiman que pueden sostener situaciones de estrés hasta que dejan de hacerlo. Esto puede sonar una obviedad, pero es preocupante que el colaborador deje en segundo plano su salud mental pensando que es un problema que puede ser controlado por él mismo. Lo complejo es que cuando estalla el síntoma, es bien poco lo que se puede hacer, porque ya se encuentra muy dañado por dentro’, dice Campos.

La poca importancia que los trabajadores le dan a la salud mental queda de manifiesto al analizar las cifras de licencias médicas debido a enfermedades de este tipo (por ejemplo, depresión, estrés, trastornos conductuales, entre otros), en las que pese a que aumentaron un 44% entre 2013 y 2018, según la Suseso, solo un 18% de los encuestados declara haber accedido a este permiso.