Columna de Jorge Cornejo, Director de Capacidades Estratégicas de Circular HR

Publicada por Diario Financiero

La revolución 4.0 llegó para quedarse. La más clara señal la ha dado la pandemia, crisis que ha mostrado la urgente necesidad de aceptar los cambios hacia una era marcada por la transformación digital.

Frente a este contexto, es entonces imperativo poner atención y cuidado en los equipos que componen nuestras organizaciones y más aún en quiénes los lideran. Hoy somos más humanos que nunca: el cambio climático, la regresión de la economía, los estallidos sociales, la acelerada transformación digital, entre otros, ha impulsado una mayor toma de conciencia sobre lo que realmente importa. Por lo tanto, en este punto de inflexión, estamos invitados a soltar paradigmas, generar cambios en nuestra mentalidad y forma de relacionarnos, tanto en nuestro fuero interno, como en nuestro entorno social y laboral.

Y es aquí, donde quienes deben liderar estos cambios, juegan un papel fundamental para que esto suceda de manera exitosa; la preparación que tengan para potenciar el paso hacia la transformación de este mundo, es clave para generar un proceso que esté en sintonía con el negocio y la cultura organizacional.

El Estudio de Capacidades para la Industria 4.0 de Circular HR e Interlat Digital Enterprise Intelligence que consultó a 1.468 expertos en gestión de personas, innovación y otras áreas relacionadas de empresas en Chile, Colombia, Argentina, Perú, México y República Dominicana, entre otros países de Latam, reveló que el 83% de los encuestados considera que sus líderes no están completamente preparados para dar dirección en influir en sus equipos en estos nuevos ambientes.

Entre los resultados de cada país, Chile es el que cuenta con un mayor porcentaje de expertos que considera que sus líderes están completamente preparados para enfrentar los desafíos de la era digital (23%), mientras que un 77% requerirá trabajar en mejorar el liderazgo en ambientes digitales para poder enfrentar los desafíos presentes y futuros. Así nos damos cuenta que las cifras actuales no son auspiciosas y es necesario actuar.

Como región tenemos entonces el desafío de aumentar las capacidades de quiénes guiarán el camino hacia la transformación digital en Latinoamérica, incluyendo habilidades que no sólo se relacionan con lo estrictamente digital. De hecho, dentro de las capacidades más valoradas a nivel Latam se encuentra: Liderar con Propósito, visión estratégica alineada a las nuevas tendencias, desafiar el status quo e Innovar con tecnología. En el caso de Chile, si bien la tendencia respecto a Latam se mantiene, el elemento que destaca en mayor medida es «moverse con flexibilidad ante los cambios». En esa dirección cobra importancia la capacidad para adaptarse a entornos cambiantes y de incertidumbre en el ecosistema digital.

Es urgente, por lo tanto, contar con líderes capaces de manejar a sus equipos en diferentes ambientes de manera integral desde la red y siendo parte de la misma, en proyectos muchas veces temporales, móviles y cambiantes. Los nuevos líderes, deben ser capaces de impulsar a sus equipos al logro de objetivos comunes desde una mirada pragmática, diligente y flexible.