Compártelo en:

Conversamos con Gonzalo Moenne, Gerente de Consultoría, Transformación y Desarrollo Organizacional de Circular HR, sobre el valor de la Hoja de Ruta como herramienta estratégica en distintas industrias.

Un Roadmap, también llamado Hoja de Ruta, es una herramienta de planificación de alto nivel, creada para orientar el desarrollo de la innovación tecnológica y que luego fue adaptándose a múltiples escenarios. Facilita la conceptualización y elaboración colaborativa de rutas de implementación estratégicas, guiando el consenso y comunicación entre diversos actores interesados e involucrados en su ejecución, abordando 3 preguntas clave: ¿Dónde estamos ahora?, ¿A dónde queremos ir? y ¿Cómo podemos llegar ahí?

“Los ejercicios de roadmaps rompen con los silos, son ejercicios participativos donde se captura el conocimiento de la organización. Es ágil y no te demanda demasiado tiempo, es entretenida por lo demás y captura la inteligencia de la organización, de lo contrario los colaboradores nunca van a conversar entre sí”, señala Gonzalo Moenne, Gerente de Consultoría, Transformación y Desarrollo Organizacional de Circular HR.

En el caso de los Roadmap de Industria, es una herramienta que permite construir procesos de planificación de largo plazo, y facilita a los tomadores de decisión el identificar, evaluar y seleccionar alternativas estratégicas para alcanzar sus objetivos:

  • Ayuda a una industria a predecir el mercado futuro y las necesidades de tecnologías, personas y productos.
  • Incrementa la colaboración, comparte conocimientos y promueve nuevas relaciones de colaboración.
  • Guía las decisiones tecnológicas en I+D por lo que reduce el riesgo en inversiones en tecnología.
  • Ayuda a la industria a tomar control sobre las oportunidades de mercado.

“El cambio constante, la inestabilidad e incertidumbre son parte del día a día para las organizaciones y las Hojas de Ruta han llegado a facilitar la conceptualización y elaboración colaborativa de rutas de implementación estratégicas, guiando el consenso y comunicación entre diversos actores interesados e involucrados en su ejecución”, agrega Gonzalo Moenne.

¿Existen sectores específicos para implementar esta herramienta?

 La respuesta es no, una Hoja de Ruta es aplicable a distintas áreas o industrias de una organización. es una metodología que funciona para ordenar desde el cómo estamos ahora y al dónde se quiere llegar, independiente del sector productivo en el cual se ubique la organización que quiera implementar esta herramienta. Sin embargo, si existen tres tipos de RoadMaps que están clasificados como: Sectoriales, de Procesos Específicos y de una Función.

“En Circular HR hemos tenido la oportunidad de construir Hojas de Ruta en varios ámbitos. En Roadmaps sectoriales tuvimos la oportunidad de ser parte del “Roadmap de Digitalización para la Minería 4.0” y el del Pacto Chileno de los Plásticos. Por otra parte, de estrategias de procesos específicos, como es el caso del proceso de Mina Rajo División Radomiro Tomic… así como pueden existir hojas de ruta para un área como Recursos Humanos. Los Roadmaps son aplicables a muchos niveles”, señala Gonzalo Moenne.

Frente a este contexto, el proceso de construcción de una Hoja de Ruta es secuencial e iterativo, a través de siete pasos definidos por Circular HR:

  1. Establecimiento de una Línea Base: Proceso previo y base en la construcción de una hoja de rutaes un insumo para la definición de la visión, núcleos y metas, e información de contexto para todo el proceso de construcción del documento.
  2. Construcción de la visión: Se construye de manera colaborativa en una reunión taller entre los miembros del comité estratégico del proyecto. Define el “norte” hacia dónde se quiere llegar, direccionando el proceso de construcción de la hoja de ruta.
  3. Definición de Núcleos traccionantes y habilitantes: Nacen desde la visión, y son traccionantes y habilitantes de ésta. La definición de los núcleos la realiza el comité estratégico, y son la base para el proceso de identificación de desafíos.
  4. Identificación de desafíos por núcleo: Se realiza en formato taller ampliado, con participación de actores claves relacionados al proceso, industria, academia o mercado. Mediante metodología estandarizada se consolidan los desafíos para cada núcleo.
  5. Identificación y Priorización de soluciones por desafío: Mediante metodología estandarizada se consolidan y priorizan las soluciones para cada desafío
  6. Definición y priorización cartera de proyectos: Mediante metodología estandarizada se definen y priorizan los proyectos con potencial a implementar.
  7. Plan de implementación táctica: El comité estratégico, define gobernanza para la implementación de los proyectos definidos como prioritarios.

“En cuanto al alcance, esta herramienta provee una visión de futuro de la industria a alcanzar en un periodo de tiempo, definiendo qué nuevos tipos de mercados de productos/ servicios se requerirán. Por otra parte, identifica las tecnologías habilitantes para crear esos productos o servicios y evalúa la factibilidad de crear las tecnologías que de necesitan, sugiriendo cómo direccionar estas necesidades a través de I+D e infraestructura y las habilidades requeridas”, concluye Gonzalo Moenne.